¿Sabías que, como media, se produce un pinchazo cada 75.000 kilómetros? Es cierto que en la actualidad los pinchazos ya no son tan comunes como antes ya que los neumáticos son mucho más resistentes pero es un riesgo que sigue latente para todos los conductores, por lo que es mejor estar preparados para enfrentar ese imprevisto, en cuyo caso, la rueda de repuesto se convertirá en nuestra mejor aliada.

De hecho, la ley indica que los coches deben llevar una rueda de repuesto o una de uso temporal, así como las herramientas necesarias para poder cambiarla si se produce un pinchazo. Obviamente, no vale cualquier rueda, debe estar en perfectas condiciones para circular, lo cual significa que no puede estar defectuosa ni pinchada.

Sin embargo, en los últimos tiempos los fabricantes están apostando cada vez más por incluir en los coches las ruedas de emergencia, dejando de lado las ruedas de repuesto tradicionales. La razón es muy sencilla: estas son más ligeras y ocupan menos espacio, por lo que el peso del vehículo es menor y se logra una mayor eficiencia. De hecho, no debemos olvidar que una rueda de repuesto completa puede pesar unos 20 kilos.

¿Qué opciones existen para sustituir las ruedas de repuesto?

– Ruedas galleta. Estas ruedas son más pequeñas y ligeras que las ruedas de repuesto tradicionales, lo cual significa que no se corresponden con las medidas que monta el coche. Por otra parte, como no están concebidas para un uso normal sino tan solo para resolver una situación de emergencia y desplazarse hasta el taller más cercano, cuentan con menos capas o mallas, por lo que son menos resistentes y no se puede circular con ellas a más de 80 km/h. De hecho, si superas esta velocidad es probable que el neumático se sobrecaliente y aumente el riesgo de sufrir un reventón. También es importante que conduzcas con extremo cuidado ya que esta rueda no está preparada para soportar grandes baches. Y debes tener en cuenta que no se recomienda montarlas en caso de lluvia o nieve.

– Neumáticos run flat. Al igual que la rueda galleta, estos neumáticos solo permiten conducir a una velocidad máxima de 80 km/h, pero tienen la ventaja de que no es necesario utilizar el gato en caso de pinchazo. Básicamente, se trata de un neumático reforzado que, en dependencia del fabricante, puede seguir rodando hasta 150 kilómetros. Gracias a sus flancos reforzados la llanta no se apoya directamente sobre el pavimento, como ocurriría si un neumático normal se pinchase.

Además, estas ruedas cuentan con un soporte interior más resistente, un anillo de sujeción para que el neumático no se desprenda de la llanta y un material de refuerzo capaz de soportar las altas temperaturas que genera la fricción de la goma. Si tienes montados estos neumáticos en tu coche y sufres un pinchazo, solo tendrás que reducir la velocidad y dirigirte al taller más cercano. Sin embargo, las características de estos neumáticos hacen que la conducción sea más firme, aumenten las vibraciones, se produzca más ruido y brinden menos apoyo ya que son menos flexibles.

¡Cuidado con los kit reparapinchazos!

Estos kit, que la ley también contempla como una alternativa a la rueda de repuesto, son cada vez más comunes ya que permiten ahorrar mucho espacio, de manera que se puede disponer de un maletero más grande, además de reducir el peso y mejorar la eficiencia del vehículo.

Generalmente contienen una espuma, que se debe introducir en el neumático en caso de pinchazo. Sin embargo, esta solución tiene varios inconvenientes, el primero es que solo sirve para reparar pinchazos pequeños, ante un pinchazo grande tendrás que esperar la asistencia en la carretera. Otra desventaja es que tendrás que parar cada pocos minutos para comprobar que el neumático no haya perdido presión. Aunque el principal problema es que esa espuma suele tener una fórmula muy agresiva que puede dejar completamente inservible el neumático, obligándote a comprar otro para sustituirlo o incluso los dos.

En cualquier caso, contar con unos neumáticos de calidad siempre minimizara posibles accidentes; puedes consultar en cualquiera de nuestros talleres (Hoznayo, Barros, Camargo o Santander) la amplia gama de neumáticos que podemos poner a tu disposición e incluso contratar con nosotros la garantía más completa para tus neumáticos contra pinchazos, reventones o rotura , durante toda la vida del neumático sin límite de tiempo ni kilometraje (Master Garantía).

 

 

 

 

 

Mas información aqui.