Un acto tan banal como es la reparación de un pinchazo puede tener incidencia sobre la seguridad del vehículo, si no se respetan los factores siguientes que aseguran la calidad de la reparación:

• Limpieza

• Calidad de los productos utilizados

• Herramientas adaptadas

• Respetar los límites en función de la categoría

• Formación de los especialistas

Antes de iniciar cualquier tipo de reparación, se debe proceder a una verificación minuciosa de los elementos del neumático.

El desmontaje del neumático es indispensable para evaluar con seguridad su estado y el tipo de reparación a efectuar.

Para la reparación de perforaciones en neumático de turismo, camioneta y 4×4 (inclusive de tecnología Run Flat) de hasta 3mm, la única recomendación de Michelin es la de utilizar el PRP (Parches Reparación Perforación).

La reparación de heridas superiores a 3 mm en los flancos ó 6 mm en la banda de rodamiento deben ser efectuadas con parches y productos en calientes o autovulcanizantes.

Existe otro tipo de reparación consistente en inserciones de fibra (mecha insertada con una lezna en la perforación).

Michelin y Neumáticos Hoznayo no recomendamos este tipo de reparación ya que se hace sin desmontar el neumático de la llanta.

Un neumático que ha rodado bajo inflado puede haber sufrido daños irreversibles en la estructura, y sólo una verificación exhaustiva del interior del neumático por un especialista, permitirá el diagnóstico sobre la aptitud a rodar del producto.