Se les conoce de forma genérica como neumáticos “runflat”, aunque en realidad luego cada fabricante utiliza su propia denominación. Y lo primero que hay que saber es que este tipo de neumáticos se diferencian de los neumáticos convencionales en que pueden rodar ciertas distancias y hasta una determinada velocidad –normalmente entre 30 y 80 km– con bajas presiones… e incluso sin aire.

Cómo son los neumáticos runflat

Externamente no distinguirás si un neumático es de tipo runflat por su apariencia o el dibujo de la banda de rodadura, aunque cada fabricante añade un marcaje con la denominación comercial que utiliza. Por ejemplo, en el caso de Michelin es ZP, en Hankook utilizan las siglas HRS, SSR es la denominación en Continental, y en GoodYear se denominan RFT.

Las diferencias de un neumático runflat son constructivas: llevan los flancos y los hombros reforzados, con el objetivo de poder mantener la estructura del neumático sin que se deforme por completo en caso de pérdida de presión, manteniéndose así fijos a las llantas. Los refuerzos en el flanco permiten incluso seguir circulando soportando todo el peso del vehículo en el propio flanco aunque no quede aire, porque soportan la carga a presión nula. Además, también se diferencian por un talón diseñado de forma que se reduce el riesgo de desllantamiento en caso de que el neumático pierda el aire.

Un neumático runflat ofrece mayor seguridad en caso de pinchazo. Pero ojo, que un neumático runflat no es un neumático impinchable, no hay que confundir estos términos. Con un neumático runflat tendrás un margen para circular con seguridad pinchado durante unos kilómetros –siempre que respetes el límite de velocidad establecido en estos casos por el fabricante–, normalmente los suficientes para encontrar un sitio en el que reparar el pinchazo.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos runflat

Pues debido a su capacidad para seguir rodando con el neumático sin aire, y  que es muy difícil desllantar, la primera ventaja a tener en cuenta es la mayor seguridad que aportan en caso de un pinchazo. Pero lo que muchos valorarán es  que puedes decir adiós a la rueda de repuesto; es la mejor solución si tienes claro que no quieres o no puedes cambiar una rueda, siempre y cuando tengas en cuenta que la movilidad que aportan es como la de una rueda de repuesto de emergencia, es decir, temporal, y has de buscar un taller para reparar el pinchazo.

En el debe, los neumáticos de invierno suelen ser algo más pesados, menos eficientes y más caros que un neumático convencional. En sus primeras generaciones, debido a la rigidez de los flancos, también eran neumáticos que hacían afectaban al confort de marcha del vehículo, aunque en este sentido la última generación de neumáticos runflat ha mejorado mucho.

Más cosas que hay que saber sobre los neumáticos runflat

Una cuestión importante es que sólo se pueden montar neumáticos runflat si el fabricante del vehículo los tiene homologados, y si el vehículo cuenta con sistema de control de presión de los neumáticos.

En principio, y en algunos casos sigue siendo así, los neumáticos runflat de algunos fabricantes sólo pueden montarse en llantas de diseño específico para este tipo de neumáticos, mientras que no hay problemas para montar neumáticos convencionales en una llanta preparadas para neumáticos runflat. Pero en la actualidad ya hay algunos fabricantes como Continental que ofrecen neumáticos runflat que se pueden montar en cualquier tipo de llanta.

Por otro lado, no siempre es posible reparar un neumático runflat si se ha sufrido un pinchazo y has rodado con la rueda sin aire, es necesario comprobar los posibles daños estructurales internos que haya podido tener, y por ello algunos fabricantes recomiendan no repararlos.

También hay que saber que no es conveniente combinar neumáticos runflat y neumáticos convencionales, aunque sean dos a dos en el mismo eje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mas información aqui.