La inspección técnica de vehículos (ITV) es conocida por suscitar miedo entre los conductores. Si tienes la suerte de conducir un coche recién comprado, podrás circular cuatro años antes de tener que pasar la ITV. Pero tarde o temprano deberás enfrentarte a ella. En este artículo te explicamos cuándo pasar la ITV con tu vehículo para cumplir con la normativa.

Lo cierto es que la ITV no es un capricho recaudatorio. En las inspecciones, los técnicos revisan los requisitos mínimos de seguridad para circular. Según la patronal la inspección regular del parque automovilístico español evita 170 muertos en carretera cada año y más de 11.000 heridos. No pasarla te pone en peligro a ti y a los demás.

¿Cada cuánto se pasa la ITV?

El plazo de renovación de la ITV depende del tipo de vehículo que poseas y su antigüedad. El uso para el que se emplea el vehículo también influye la periodicidad de la inspección: no es lo mismo si lo utilizan particulares o si presta un servicio público.

Respecto los vehículos de uso particular, los turismos y las autocaravanas deben superar la inspección cada dos años, entre los cuatro y diez años de circulación. Pasados los diez años, la obligación de pasar la ITV es anual. Las motocicletas pasan la ITV a los cuatro años de uso, superado ese plazo la revisión es bienal. Los ciclomotores, por su parte, están exentos de pasar la ITV hasta los tres años de antigüedad, después también es bienal.

En los vehículos de uso público la normativa es más estricta. Para las ambulancias la revisión es anual hasta los cinco años, momento en que comienza a ser obligatorio pasarla de forma semestral. Los vehículos de alquiler y los turismos utilizados en las clases prácticas de las autoescuelas cuentan con los dos primeros años de exención, pero deben superar la ITV cada año entre los 2 y 5 años de antigüedad y de forma semestral una vez pasados los cinco años. Finalmente, los autobuses y autocares se someten a la inspección de forma anual hasta los cinco años y luego semestral.

¿Puedo saltarme la ITV?

La inspección está regulada por la Ley de Seguridad Vial, la cual establece con claridad que está prohibido circular sin la ITV vigente. Además, hoy en día funciona un sistema de control del parque automovilístico llamado Itici, el cual ofrece información inmediata sobre el estado de la ITV de cualquier vehículo a los agentes de tráfico en servicio.

Además, si te solicitasen reparaciones desde el centro de inspección y no las llevaras a cabo ni dejases de circular con el vehículo en cuestión, la Policia tiene la capacidad de tramitar su baja directamente. Y puedes dar por descontado que no habrá seguro que te cubra en caso de accidente si no tienes la ITV vigente.

Por último, la tarifa máxima para pasar la ITV asciende a unos 50 euros, por lo que resulta barata en comparación al valor de la multa por circular sin la inspección vigente, la cual oscila entre los 200 y 500 euros aproximadamente.

¿Cuánto cuesta la ITV?

La tarifa de la inspección varía de forma notoria de una Comunidad Autónoma a otra, con diferencias de hasta un 113%.Entre las comunidades más caras se encuentran Madrid, Castilla y León, Cataluña y el País vasco, mientras que las más económicas son las islas baleares, Canarias, Melilla, Navarra y Murcia. La diferencia entre Madrid y Murcia, por ejemplo, es de un 110%.

Te interesará saber que no es obligatorio pasar la ITV en la Comunidad Autónoma donde consta la matrícula de tu vehículo. Si por proximidad te resulta más rentable llevar tu coche a que lo inspeccionen en otra comunidad, puedes hacerlo. Sin embargo, en caso de que debas repetir la inspección hacer reparaciones en tu vehículo, deberás volver al mismo centro de inspección.

Si quieres pasar la ITV sin ningún problema y tener tu coche a punto para que esta obligación no sea un esfuerzo, visita cualquiera de nuestros talleres (Santander, Maliaño, Los Corrales u Hoznayo) donde nuestros expertos realizarán siempre un completo mantenimiento de tu vehículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mas información aquí.