Siempre lo mismo: instantes antes de “echar a andar”, uno no puede evitar la sensación de haber olvidado algo que le va a hacer falta. Una impresión de la que se podrá despedir para siempre en cuanto empiece a utilizar esta “check list “…

EN EL BOLSO DE MANO
1. El pasaporte o el DNI, los papeles del coche (asegúrese de que la ITV no ha caducado), el permiso de conducir, los papeles del seguro (válido hasta un mes después de la fecha de expiración) y el número de teléfono del servicio de asistencia en carretera.
2. El teléfono móvil.
3. La tarjeta del banco, efectivo, talonario de cheques (si tiene).
4. Gafas de sol: descansan la vista mientras se conduce y se agradecen en la playa.
5. Un botiquín con los medicamentos que tome habitualmente además de desinfectante, tiritas y, cómo no, protección solar y crema para las picaduras de insectos.
EN EL COCHE
6. Un chaleco reflectante (obligatorio) colocado de forma que se pueda coger fácilmente al salir del coche. Un consejo: lleve un chaleco por cada pasajero.
7. Una copia de las llaves camuflada en algún lugar accesible desde el exterior.
8. Una toma de mechero para cargar el móvil, un kit manos libres para hablar sin riesgos, un GPS o mapas de carretera, CD’s, lector MP3, iPod, etc.
9. Comida y bebida, a ser posible en una nevera.
10. Un pulverizador de agua y toallas para refrescarse en caso de que el coche no tenga aire acondicionado.
11. Los juegos y juguetes de los niños.
EN EL MALETERO
12. Un pequeño bidón de aceite, líquido refrigerante, limpiacristales por si hiciera falta. Una caja de bombillas, un maletín de herramientas con lo básico (destornillador, llaves) y una linterna.
13. Un triángulo de señalización (obligatorio).
14. Una rueda de repuesto en buen estado, gato y manivela. La llave antirrobo de las llantas (si la tiene) y, eventualmente, líquido antipinchazos: si consigue detectar y eliminar el causante del desaguisado (clavo, esquirla), le ahorrará tener que cambiar la rueda.
15. Un trapo de microfibra y una botella de agua para quitar los insectos tenaces del parabrisas y los excrementos de pájaro de la carrocería.
BAJO EL CAPÓ
16. Aceite: al fresco y en posición horizontal. El nivel debe situarse entre el máximo y el mínimo.
17. Líquido refrigerante: lo mismo. Si el color tira a ocre es tiempo de cambiarlo.
18. Limpia-cristales: con un buen antimosquitos…
19. Líquido de frenos: el nivel no debe bajar, si lo hace hay que ir al taller.
20. Líquido de dirección: tampoco debe variar.
21. Batería: los profesionales disponen de equipamientos de punta para determinar el estado de salud de la misma.
22. Filtros (aire, polen): asegúrese de que no estén saturados.
23. Correas: compruebe cuándo tiene que cambiarlas. Una rotura de correa puede acarrear problemas graves de motor.
24. Escape: compruebe la sujeción agitándolo por la punta y el estado del metal en los codos y empalmes. Si está oxidado (corrosión), la ruptura está cerca.
NEUMÁTICOS, FRENOS
25. Neumáticos: compruebe la presión. Si el coche lleva peso, adopte los parámetros para autopista (entre +0,2 y 0,3 bares). Controle el desgaste (utilice los testigos incorporados en los surcos de la banda de rodadura) y asegúrese del buen estado de los flancos.
26. Frenos: haga que le miren las pastillas. Si tienen menos de 3 mm de grosor hay que cambiarlas.
27. Amortiguadores, cardanes, rótulas, rodamientos: haga que los mire un especialista.
Y ADEMÁS…
28. Recargue el aire acondicionado si nota que no enfría y proceda a un tratamiento antibacterias si detecta malos olores.
29. No coloque nada en la bandeja trasera: pueden transformarse en proyectiles en caso de colisión.
30. Cuide la visibilidad: parabrisas limpio, escobillas del limpia en buen estado y luces operativas y correctamente reguladas (en particular los faros).
¿Todo en orden? Ahora sí: ¡Buen viaje!…….recuerda que Neumáticos Hoznayo ponemos a vuestra disposición nuestros talleres para subsanar cualquier deficiencia mecánica que encontréis en vuestros vehículos antes de salir de viaje 🙂

Mas información aqui.