En estos tiempos en los que el ahorro es casi nuestra máxima prioridad a la hora de consumir…¿hasta dónde puede llegar ese afán de gastar lo mínimo? y si, dado el caso, ¿estamos dispuestos a poner en riesgo nuestra seguridad por ahorrarnos unos euros?.

Hablamos del momento en el que hay que decidir qué neumáticos montar en nuestro coche.

El auge de los neumáticos chinos de dudosa procedencia, a precios de risa, es una realidad en España. Cada día se ven más neumáticos de marcas desconocidas en la carretera, y miramos para otro lado cuando nos dicen que nuestra seguridad está en juego. Buscamos lo más barato posible, obviando las prestaciones del neumático, aunque sepamos que la jugada puede salirnos cara.

Sólo hay que navegar por Internet unos minutos para encontrarse cientos de quejas por parte de usuarios que un buen día decidieron montar esos neumáticos de nombre impronunciable, un 50% más baratos que los de las marcas de renombre, con los que después tuvieron problemas de todo tipo, incluidos accidentes debido al poco agarre que ofrecen.

Se estima que hay en torno a 300 fabricantes asiáticos de neumáticos “low cost” que exportan a Europa. La forma más fácil de conseguirlos es a través de Internet, aunque algunos también se comercializan en grandes superficies o talleres especializados.

Principales desventajas

Uno de los puntos flacos más comunes en estos neumáticos chinos, que si bien muchos pasan los controles de calidad europeos, lo hacen por lo pelos, son sus prestaciones en mojado. Puede que en seco den la talla, siempre que no les pidamos maravillas, pero en cuanto caen cuatro gotas la cosa se complica, y de qué manera.

El problema no es que los neumáticos no permitan una conducción deportiva, o un agarre de primer nivel, sino que resultan peligrosos porque no agarran nada, incluso a velocidades bajas; en ciudad, por ejemplo. Así lo aseguran muchos usuarios que han tenido percances utilizando neumáticos low-cost de dudosa procedencia. Y muchos después no saben ni a quién reclamar, porque como para encontrar la sede…

Además, no se trata únicamente del nivel de agarre, ya que también es importante que el neumático permita una distancia de frenado razonable. Desde luego a nosotros nos gustaría que, en el supuesto de una frenada de emergencia, el coche de detrás llevara montados unos neumáticos de calidad, para una frenada lo más corta posible.

Diversas comparativas de entidades independientes como el Tüv Süd, han demostrado que la distancia de frenado a velocidades de autovía puede ser varios metros mayor montando un neumático low-cost en lugar de uno de primera marca. Pocas sorpresas en este sentido, desde luego.

Las marcas de primer orden ofrecen productos que están muy por encima de lo que exige la normativa, mientras que las marcas de dudosa reputación, ofrecen productos que cumplen con las normativas a duras penas. Éstas son precisamente las marcas low-cost, que ofrecen neumáticos tentadores, a unos precios que resultan mucho más asequibles para el usuario, pero que dejan mucho que desear en cuanto a calidad y prestaciones.

Grandes fabricantes como Continental han decidido apostar por fabricar más neumáticos en China, de coste asequible, ante la ofensiva de marcas asiáticas. Eso sí, no competirán en precios, porque tampoco descuidan la seguridad. La calidad se paga, como mínimo a un precio razonable.

Al final todo depende del consumidor, de lo que quiera y de lo que esté dispuesto a pagar. Así pues, como tu seguridad es cosa tuya, puedes hacer lo que quieras. Pero por favor, si llevas unas gomas malas, guarda la distancia de seguridad (aún con más razón) y, desde luego, no corras. Por tu bien.

En Neumáticos Hoznayo te ofrecemos el asesoramiento de nuestros expertos para que elijas correctamente los neumáticos que se ajustan a tus necesidades a un precio justo. No te la juegues y confía en los expertos de Neumáticos Hoznayo.

Mas información aquí.