La Michelin Alpin 5, que viene a sustituir al Alpin 4, completa la gama de invierno junto a los Pilot Alpin y Latitude Alpin. La quinta generación de los Michelin Alpin supone un incremento en prestaciones como la distancia de frenado, que es ahora un 5 % menor en mojado y un 3 % menor en nieve.

El neumático Michelin Alpin 5 se enmarca en la estrategia Total Performance que conocimos en 2012 y que consiste en acumular prestaciones antagónicas sin renunciar a ninguna de ellas. La aplicación práctica, en el caso de los Alpin 5, se traduce en buscar la excelencia en todas las superficies, de octubre a abril.

Esta aplicación práctica deriva del análisis sistemático de experiencias reales monitorizadas durante miles de millones de kilómetros. Michelin realiza 75.000 pruebas de consumidores al año recogiendo los datos en una data-box que proporciona abundante información sobre el uso de los neumáticos.

Esto se suma al trabajo realizado en laboratorio por los investigadores, ingenieros, desarrolladores, tribologistas, mecánicos de fluidos, especialistas en acústica, biólogos, ingenieros agrónomos, metalúrgicos, probadores y técnicos que trabajan en la empresa, y en circuito, tanto por probadores profesionales como por consumidores. De la evaluación global del comportamiento del neumático, a las innovaciones tecnológicas que permiten un buen comportamiento global.

La filosofía Total Performance de Michelin, aplicada al Michelin Alpin 5, se traduce en tres parámetros fundamentales que se observan para desplegar las innovaciones correspondientes:

  • El uso que el conductor le da a los neumáticos.
  • Los patrones de siniestralidad.
  • El agarre en mojado y en seco.

Las tecnologías con que cuenta Michelin para hacer frente a este reto ya las conocimos con los Pilot Alpin y Latitude Alpin: una es la estructura de laminillas Stabiligrip, y la otra es el compuesto Helio Compound, que ya va por su cuarta generación e incorpora nuevos elastómeros.

En comparación con su predecesor, el Michelin Alpin 5 gana un 17 % de escultura en la banda de rodadura. Utiliza un diseño direccional muy recortado, pensado para evacuar el agua con facilidad, y con laminillas que ahora han aumentado en un 16 % y que consiguen la necesaria motricidad. En los giros de rueda, las laminillas se apoyan unas sobre otras para rigidizar el conjunto y ofrecer una mayor precisión en la conducción.

 

 

 

 

 

Mas información aqui