El tiro lateral es la imposibilidad de que un vehículo siga su trayectoria recta cuando se suelta el volante en una carretera plana y en buen estado.

Disminuye el confort de conducción y la seguridad, ya que el conductor tiene que compensar de forma permanente el tiro con un esfuerzo sobre el volante.

El fenómeno de tiro lateral puede manifestarse de diferentes formas:

  • A velocidad estabilizada (el caso más común)
  • En la frenada.
  • En la aceleración.

A la hora de diagnosticar el tiro lateral es imperativo recoger la máxima información con el fin de orientar eficazmente las intervenciones y determinar la o las causas que producen el tiro. Esta información es relativa a:

  • Ultimas intervenciones en el vehículo: accidentes, cambio de neumáticos….
  • Verificar los neumáticos: presión, desgaste…
  • Hacer prueba del vehículo para constatar el tipo de tiro:
  • Para ello, se suelta el volante en una recta a una velocidad estabilizada de 10’ km/h.
  • También se podrá comprobar el comportamiento del vehículo con pruebas de frenada y aceleración sujetando ligeramente el volante.

Toda esta información es necesario recopilar puesto que un tiro lateral puede ser consecuencia entre otras cosas de:

  • Reglaje incorrecto de los ejes
  • Mala repartición de la carga
  • Funcionamiento incorrecto del sistema de frenado o suspensión
  • Tipos diferentes de neumáticos
  • Diferente presión en neumáticos
  • Diferencia del nivel de desgaste de los neumáticos del vehículo.
  • Neumático montado al revés
  • Carreteras con superficie deformada o peralte en construcción
  • Viento lateral constante….