Durante su utilización un neumático pierde naturalmente aire debido a las infiltraciones de las moléculas a través de los constituyentes.

Un neumático estándar de turismo puede perder de media 80 mbar por mes es decir 0,5 bar en 6 meses. Este valor es muy variable en función de la marca del neumático y puede ser simple o doble (50 mbar para el mejor y 100 mbar para el peor)

El poder de retención del aire en el interior de un neumático depende de varios factores:

  • El espesor y calidad de las gomas utilizada
  • La hermeticidad de la unión talones y llanta.
  • La hermeticidad entre válvula y llanta.
  • La hermeticidad del mecanismo de válvula.

El nitrógeno tiene como principal propiedad el ser un gas inerte y su utilización como gas de inflado en los neumáticos se traduce en:

  • Menos variación de la presión debido al no calentamiento del gas.
  • Retarda la infiltración del gas a través de las gomas.
  • No es deflagrante.

El inflado con nitrógeno es principalmente recomendado cuando se utilizan neumáticos inflados a alta presión en ambiente de alto riesgo, y/o cuando se quiera reducir un sobre calentamiento anormal del conjunto llanta/neumático, como puede ser en el caso de algunos aviones….Contrariamente a lo que se puede leer y oír, la utilización del nitrógeno en la alta competición no es una práctica habitual, normalmente se utiliza aire seco (sin humedad).

Desde Neumáticos Hoznayo, queremos recordados que independientemente de que los neumáticos estén inflados con aire o con nitrógeno, es necesario verificar periódicamente la presión de los mismos, ya que rodar bajo inflado produce:

  • Pérdida de adherencia
  • Aumento del riesgo de aquaplaning.
  • aumento de la sensibilidad a los choques pellizco.
  • Reduce la duración de los neumáticos.
  • Aumenta el consumo de combustible.