El rodaje a presión insuficiente implica flexiones excesivas del neumático, provocando un calentamiento anormal y degradaciones irreversibles.

Las manifestaciones y consecuencias de un rodaje con bajo inflado pueden presentarse en forma de:

  • Jaspeaduras en la goma interior.
  • Dislocación del calandre interior y de la carcasa.
  • Pérdida total o parcial de la banda de rodadura.
  • Rotura circular de la lona carcasa.
  • Desgaste circular en el flanco

Estas manifestaciones son en muchos casos indetectables desde el exterior. Es por ello, que en Neumáticos Hoznayo en caso de pinchazo siempre y de forma obligatoria desmontamos el neumático para comprobar su estado.

Un neumático que presente estos daños, en ningún caso debería ser reparado y puesto a rodar.

Según las estadísticas seis de cada diez vehículos circulan con neumáticos bajo inflado. Desde Neumáticos Hoznayo, recomendamos siempre revisar las presiones de nuestros vehículos de forma periódica tanto por motivos económicos como de seguridad y es por ello que en todas nuestras instalaciones la revisión de presiones es completamente gratuita.