Muchas veces los conductores se preguntan cuándo hay que cambiar  los filtros, pero  generalmente con los filtros está estipulado (según el manual de mantenimiento) que toque cambiarlo antes o después. Hay unos que son fijos, como por ejemplo los del aceite, pero  hay otros como los del combustible que el fabricante  recomienda que lo cambiemos quizás con un kilometraje muy excesivo.

En todos los casos y dependiendo siempre de la necesidad, aquí juega un papel fundamental la mano del profesional ya que es él el que al hacer una revisión debe decidir si hace falta o no cambiar los filtros. La formación y experiencia de un mecánico oficial permite que puedan preveerse posibles problemas en poco tiempo o si la vida de un filtro se puede alargar sin problema alguno.

¿Por qué es importante cambiar los filtros del coche?

Los filtros cuando se tapan ya no sirven de filtro y no sólo obturan el contenido sino que incluso dejan pasar pequeñas partículas de polvo y polen que no solo dañan el aceite sino que nos hacer consumir más combustible. Por eso el cambio de los filtros no suele depender del kilometraje, sino de su estado.  

Este es el principal motivo por el que es recomendable ir al taller para que ellos decidan cuando es el mejor momento de cambiar los filtros independientemente de lo que diga el fabricante ya que no solo importa el kilometraje del coche sino también por dónde y cómo sea la conducción. Conducir por ciudad o lugares con más polvo y contaminación requieren cambiar los filtros del coche más asiduamente que en otros coches con usos diferentes.